Cantiga 278

Viñeta 6

Anterior | Menú Cantiga 278
La Virgen devuelve la vista también al peregrino

 

El ciego creyó a a la dueña y, en cuanto se hubo despedido de ella, caminó con toda prisa a Vila-Sirga. Allí hizo su oración y volvió a ver, ya que no se demoró Santa María en curarlo. Y todos los que luego estos acontecimientos supieron loaron a Santa María por tan hermoso milagro como el de sanar tan rápido a dos ciegos.

*   *   *