Cantiga 278

Viñeta 5

Anterior | Menú Cantiga 278 | Siguiente
De vuelta, recomiendan a otro peregrino ciego que vaya a Vila-Sirga

 

Al día siguiente con gran alegría se lanzó de nuevo al camino hacia su tierra; y, caminando, se topó con un hombre ciego que iba a Santiago. Pero la buena dueña le aconsejó que fuese por Vila-Sirga si quería la vista recobrar. Y le contó toda su historia, cómo ella había ido con muchos peregrinos a Santiago, pero sin jamás recobrar la vista, hasta que la Madre de Dios con su gran poder se la había devuelto en Vila-Sirga.

*   *   *