Cantiga 228

Viñeta 5

Anterior | Menú Cantiga 228 | Siguiente
El demonio se enfada con el pintor

 

 

Para despejar cualquier duda sobre si la mula era la misma o no, la Virgen le hizo dar tres vueltas a la iglesia antes de que acabara hincándose de rodillas ante Ella.

 

*   *   *