Cantiga 228

Viñeta 4

Anterior | Menú Cantiga 228 | Siguiente
El demonio se enfada con el pintor

 

 

El criado, que había seguido a la mula hasta la iglesia, se dio cuenta del milagro y llamó a todos los vecinos para que admiraran el prodigio.

 

*   *   *