Cantiga 228

Viñeta 3

Anterior | Menú Cantiga 228 | Siguiente
El demonio se enfada con el pintor

 

 

Según llegó a la iglesia, la Virgen curó milagrosamente a la mula

*   *   *