Cantiga 228

Viñeta 1

Menú Cantiga 228 | Siguiente
El demonio se enfada con el pintor

 

Esta Cantiga cuenta el milagro de una mula que sufría de gota y tenía sus patas retorcidas. Su propietario, apenado por los dolores, ordenó a su criado que la matara, para que así dejara el pobre animal de padecer.

 

*   *   *