Cantiga 74

Viñeta 5

Anterior | Menú Cantiga 74 | Siguiente
El pintor se queda sujeto de la imagen por el pincel

 

Y ella con tal rapidez acudió, que hizo que se sostuviese en el pincel con el que pintaba, y por ello no cayó ni pudo el demonio dañarlo en nada. Y al gran ruido que hizo la madera, vinieron las gentes en seguida, y vieron al demonio más negro que la pez, huir de la iglesia donde iba a perder.

 

*   *   *