Cantiga 64

Viñeta 5

Anterior | Menú Cantiga 64 | Siguiente

La mujer se calza el zapato, regalo de su enamorado

 

Pero aquella vieja, que era mujer muy vil y de alcahuetería sabedora y sutil, para que la dueña le tomase los zapatos le dio mil razones, hasta que se los hizo coger.

La mezquina, que creía que estaba bien hacerlo, cogió luego los zapatos, con mal juicio, porque quiso calzarse uno de ellos y, por más que hizo, ya no pudo ni sacárselo del pie.

Y así estuvo un año y un mes, porque el zapato se pegó al pie, de forma que, aunque lo intentaron, ni dos ni tres lograron descalzar el pie aquel.

 

*   *   *