Cantiga 58

Viñeta 1

| Menú Cantiga 58 | Siguiente

 

La monja con su enamorado

Esta es cómo Santa María disuadió a una monja de irse con un caballero con quien se proponía marchar.

De muchas maneras nos guarda de mal Santa María, tan leal nos es.

Y de esto un milagro os voy a contar, tal como lo sé, que hizo Santa María a una monja -según lo he hallado escrito- que le dio una gran prueba de amor. Esta monja fue muy hermosa y observaba cuanto está en la regla y lo que place a Santa María lo hacía siempre y puntualmente. Pero el demonio, que de ello tuvo pesar, se movió tanto para hacerla errar, que la llevó a que se pagase de un caballero, que maquinó de suerte que, con él se fuese de cualquier manera y que la tomaría por mujer, y le daría cuanto fuese necesario, y le propuso ir a un corral del monasterio, y él la esperó allí.

*   *   *