Cantiga 42

Viñeta 5

Anterior | Menú Cantiga 42 | Siguiente

 

Esposos en la cama

Cuando las bodas fueron hechas y se terminó el día, se acostó el novio primero y tan pronto se adormeció, dormido, en sus sueños, vio a Santa María que lo llamó muy airada:

-"¡Ay, mi falso mentiroso!

¿Por qué te perdiste de mí y fuiste a buscar mujer? Mal te acordaste de la sortija que me diste; por eso es menester que la dejes y te vayas conmigo, de cualquier modo; si no, de aquí en adelante, tendrás una mortal angustia. Luego se despertó el novio, pero no se quiso ir, y la Virgen Gloriosa le hizo otra vez dormir, y la vio yacer entre la novia y él, para separarlos, llamándolo muy sañuda:

-"Malo, falso, desleal,

¿Vienes? Y, no tienes vergüenza de haberme dejado? Pero si quieres, mi amor, te levantarás de aquí y te irás conmigo luego, no esperes a mañana, ¡Sal de esta casa, sal!"

*   *   *