Cantiga 32

Viñeta 4

Anterior | Menú Cantiga 32 | Siguiente
La virgen se aparece al obispo y le pide que cambie su sentencia

 

Aquella noche vio el obispo la Virgen que, con semblante airado, le dijo:

-Cambia tu muy atrevida sentencia, pues tengo para mí que cometiste una gran locura; por tanto, te mando que abandones estas porfías, y si no, de aquí a treinta días morirás y te irás allá donde el demonio y los suyos tienen su bailía y de donde nadie vuelve.

 

*   *   *