Cantiga 32

Viñeta 3

Anterior | Menú Cantiga 32 | Siguiente
El obispo excomulga al clérigo

 

Cuando el obispo supo por él mismo la verdad, le mandó en seguida que dejase la vecindad de aquella ciudad, presto y sin pretexto, y que se marchase en seguida.

 

*   *   *