Cantiga 32

Viñeta 2

Anterior | Menú Cantiga 32 | Siguiente
El clérigo es interrogado por el obispo

 

Por ello fue acusado al obispo de aquella diócesis en que moraba, y llamado ante él, e interrogado de si era cierto lo que se decía de él, respondió:

-Bien cierto.

 

*   *   *