Cantiga 32

Viñeta 1

Menú Cantiga 32 | Siguiente
El clérigo diciendo misa

Esta es cómo Santa María amenazó al obispo que excomulgó al clérigo que no sabía decir otra misa sino la suya.

Tendría buen entendimiento quien pudiera loar, como Ella se merece, a la Madre de quien hizo el mundo.

De esto un gran milagro os contaré ahora, que hizo Santa María, que ora por nosotros, de un clérigo que, fuera de su misa, ninguna otra oración sabía decir, ni mal ni bien.