Cantiga 28

Viñeta 3

Anterior | Menú Cantiga 28 | Siguiente
El sultán ataca Constantinopla con máquinas de guerra

 

 

Pero aquel sultán moro hizo poner máquinas de guerra lanzadoras de piedras, y que tirasen los arqueros y, así combatida, la muralla fue hendida muy pronto, y sufrieron tal y tanta cuita los de dentro, que hubiesen sido presos y la Virgen muy santa no fuese a llegarse allí, y con su manto extendido, para amparar el muro y que no se derrumbase.

*   *   *