Cantiga 23

Viñeta 4

Anterior | Menú Cantiga 23 | Siguiente
No hay vino para el rey en la bodega

 

Se le dobla la cuita, que, aunque quisiese tenerlo, no era tierra aquella en que lo hubiese, ni por dineros, ni por otra cosa, que diera (ni lo hubiera), si no fuese por la Madre del Viejo y Niño.

 

*   *   *