Cantiga 23

Viñeta 3

Anterior | Menú Cantiga 23 | Siguiente
La mujer piadosa atiende al rey con esmero

 

La dueña, por servirlo, anduvo muy ajetreada, y le dio carne y pescado, y pan, y cebada, pero de buen vino, para él, estaba muy escasa, porque no tenía sinno un poco en un barrilillo.

*   *   *