Cantiga 189

Viñeta 4

Anterior | Menú Cantiga 189 | Siguiente
En Salas, el romero reza a la Virgen

Y cuando llegó a Salas lloró mucho ante el altar y en seguida se puso sano.

*   *   *