Cantiga 166

Viñeta 3

Anterior | Menú Cantiga 166 | Siguiente
El tullido reza a la Virgen

 

Con esta enfermedad tan grande que tenía, prometió que, si sanase, iría a Salas y le ofrecería cada año una libra de cera, y tan
pronto quedó sano, que no hubo más que hacer.

 

*   *   *