Cantiga 166

Viñeta 1

Menú Cantiga 166 | Siguiente
Un tullido postrado en la cama

Esta es cómo un hombre quedó tullido del cuerpo y de los miembros por una enfermedad que tuvo y se hizo llevar a Santa María de Salas y, un sábado, quedó sano.

Como los hombres pueden quedar contrahechos, por sus culpas, así, por la Virgen pueden quedar después sanos.



 

*   *   *