Cantiga 144

Viñeta 6

Anterior | Menú Cantiga 144
El toro nunca más atacó a nadie

 

 

Y el toro se levantó entonces y luego nunca hizo daño a nadie, por el poder de la Señora de prez, que nunca deja que los suys reciban daño.

*   *   *