Cantiga 144

Viñeta 1

Menú Cantiga 144 | Siguiente
Un hombre muy piadoso

Cómo Santa María salvó de la muerte a un hombre bueno de Plasencia, cuando un toro venía a matarlo.

Con razón las bestias tienen gran pavor de la Madre de aquel Señor que tiene poder sobre todas las cosas.

Y de esto un gran milagro hubo de mostrar Santa María, la Virgen sin par, en Plasencia, según he oído contar a hombres buenos y de creer. Y contaban este milagro así: que un hombre bueno allí moraba y que a esta Señora, como he aprendido, sabía querer más que a cosa alguna, ...

*   *   *