Cantiga 124

Viñeta 6

Anterior | Menú Cantiga 124
Después de muerto, le sale barba, y las alimañas le respetan

 

Y algún tiempo permaneció así su cuerpo, que ni ave ni bestia no comió nada de él.

Esto hizo Santa María, la Señora que, por su gran piedad, nos defiende y nos defenderá siempre.

*   *   *