Cantiga 124

Viñeta 5

Anterior | Menú Cantiga 124 | Siguiente
Después de confesarse, el hombre muere

 

Y, en diciéndolo, murió, y, a lo que creemos, Dios recibió su alma.

Y cuando hubo muerto, le salió la barba, que ese día se la había afeitado en Alcalá de Guadaira;

*   *   *