Cantiga 124

Viñeta 3

Anterior | Menú Cantiga 124 | Siguiente
Aún degollándolo, no muere

 

... y, después, degollarlo. Y no murió, a pesar de todo esto, y decía:

-Por Dios, traedme acá un clérigo al que diga cuánto de malo he hecho, que no he cumplido penitencia por mis pecados.

*   *   *