Cantiga 103

Viñeta 4

Anterior | Menú Cantiga 103 | Siguiente
Cuando vuelve en sí, no reconoce el monasterio

 

Después se fue de allí la avecilla, lo que le causó mucha pena, y dijo:

Ay, Santa María, váleme! No es este mi monasterio, ¿qué será de mí?

 

 

*   *   *