Cantiga 103

Viñeta 2

Anterior | Menú Cantiga 103 | Siguiente
El monje salea al huerto y se lava en la fuente

Y para ello, ved lo que fue a hacerle la Gloriosa; lo hizo entrar en un huerto al que muchas veces ya había entrado; pero aquel día hizo que hallara una fuente muy clara y muy hermosa, y se sentó al lado de ella.

Y después de lavar muy bien sus manos, dijo:

-Ay, Virgen, cuándo será que pueda ver un poco del goce del Paraíso -lo que tanto he pedido-, antes de salir de aquí y que sepa qué galardón tendrá el que obra bien.

 

*   *   *