Cantiga 63

Viñeta 1

Menú Cantiga 63 | Siguiente

 

 

El caballero con el conde García de Castilla

Esta es de cómo Santa María libró de vergüenza a un caballero que tenía que acudir a la lid, en San Esteban de Gormaz, y que no pudo estar allí por tres misas suyas que oyó, y comienza así.

Quien bien sirve a la madre que quiso morir por nosotros nunca puede caer en vergüenza.

De esto quiero contaros un milagro que hizo Santa María, si Dios me ayuda, por un caballero al que quiso guardar de una gran vergüenza en que creyó caer. Este caballero, por lo que aprendí, era liberal y valiente, que, ni allí donde él moraba ni en todo su alrededor, otro tal no podía hallarse que tuviera tal saber.

Y era de buenas costumbres y nunca quiso tener paz con los moros; por ende entró en lid en San Esteban de Gormaz, cuando Almanzor quiso tomarlo, luchando al lado del conde Don García, que en aquel tiempo tenía el lugar, que era buen hombre y de tal corazón que de los moros se hacía temer.

*   *   *