Cantiga 98

Viñeta 3

Anterior | Menú Cantiga 98 | Siguiente
La mujer llora a la puerta de la iglesia

 

Cuando esto vio la dueña, se echó a llorar y con angustia, la pobre, a arañarse la cara diciendo:

-Santa María, Tú, Madre de Dios, muchas más son tus mercedes que mis pecados, y hazme, Señora, que sea uno de tus siervos, y que entre en la iglesia, a oir tus horas.

 

*   *   *