Cantiga 98

Viñeta 2

Anterior | Menú Cantiga 98 | Siguiente
Todos están dentro pero ella no puede pasar

 

Esto fue en Vaubert, cerca de Montpellier, donde la Virgen hace, cuando quiere, grandes milagros; allí se fue esta dueña, muy pobre mujer, para entrar en la iglesia, pero no pudo abrir de ningún modo las puertas para poder entrar por donde entraban los otros, dos o tres al mismo tiempo.

*   *   *